mirada de caballo

¿Qué nos puede enseñar la relación con los caballos?

Los caballos básicamente lo que buscan es la paz.

Son animales muy sensibles a los estímulos, controlan el espacio y leen e interpretan principalmente el lenguaje corporal, es su forma de conectar y empatizar y moverse en la manada.

Valoran mucho su espacio individual. La distancia o el acercamiento a cualquier otro individuo dependerá del grado de afinidad y de la seguridad que sienta.

No son conflictivos y si hay un conflicto, una agresión, prefieren alejarse.

El liderazgo no se da por dominación sino de forma natural por un liderazgo experto. Para la satisfacción de cualquier necesidad o la resolución de cualquier problema el liderazgo es del miembro más seguro de la manada seguro, conocedor del terreno y de sus recursos. Ante su iniciativa los demás le siguen por voluntad propia.

Estas son algunas de las cosas que nos enseña la etología equina.

Cuando tenemos la oportunidad de relacionarnos con caballos de forma tranquila, observando y escuchando en vez de haciendo, con una actitud de intercambio descubrimos  que es un animal de gran valor para hacer de mediador entre nosotros y nuestras emociones, entre nuestro estado de presencia y nuestra dispersión mental. Un animal que nos propone desde su propia naturaleza a replantearnos nuevas opciones en la forma de relacionarnos.

Podemos observar claramente cuándo y cómo surge el miedo en nosotr@s y podemos darle una nueva salida no conflictiva a través de la atención y de la búsqueda de la calma.

Nos va a conducir a buscar la confianza interna para ofrecerle seguridad, y esa confianza se ancla con facilidad porque en la mayoría de los casos nos produce mucha satisfacción y bienestar que un caballo se nos acerque, y es seguro que nos gustará repetir la experiencia.

Nos va ayudar de forma natural, siempre que estemos abiertos, a aceptar las capacidades naturales que poseemos y que poseen los demás, reconociéndolas, ya sea para guiar, inspirarnos o para dejarnos ayudar.

Nuestros sentidos se pueden abrirse amablemente a sentir  la empatía natural que poseemos los seres humanos.

Nos muestra, como un espejo, como es la relación con nuestro cuerpo, y como modulando de forma consciente nuestros movimientos podemos mejorar la calidad de nuestros contactos.

Nos cuestiona si la idea que tenemos de autoridad, jerarquía, liderazgo puede no ser ni la única mi la mejor.

Y lo más importante, lo que nosotr@s queramos aprender de esta experiencia y cómo deseemos vivenciarla.

Dentro de nuestras actividades programamos encuentros con caballos desde una perspectiva diferente a la habitual. No como seres para usar, sino seres para conocer. De la mano de Vicente Franch y Eulalia Roger, etólogos equinos y en un contexto de autoconocimiento y educación ambiental, se genera una nueva visión de estos maravillosos animales, descubrimos y ejercitamos aspectos individuales y relacionales de gran valor y generamos una mirada nueva, transformada sobre los animales y el medio natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba